Jurisdicción Canónica

 

 

Nulidad matrimonial

Cuando dos personas han contraído matrimonio y en ambas, o en una de ellas, concurren causas de nulidad es posible instar un procedimiento judicial ante las autoridades eclesiásticas a fin de que se declare la nulidad del vínculo.

 

Causas de nulidad

El Derecho Canónico contempla diversas causas de nulidad, en las que las circunstancias de los cónyuges antes y en el momento de contraer matrimonio son esenciales para determinar si el matrimonio puede llegar a declararse nulo.

 

En estas situaciones es fundamental contar con el esmerado asesoramiento de profesionales expertos que sepan ponderar la viabilidad de un eventual procedimiento canónico de nulidad, en consonancia con su situación concreta. La formación de los profesionales que intervienen en el proceso canónico de nulidad del matrimonio es esencial. Desde la honestidad y siguiendo los dictados de la ética, la relación abogado-cliente requiere un plus de confianza superior en el que éste tenga su espacio para la reflexión y comprenda la trascendencia del proceso que quiere iniciar, su sentido y posibilidades.

 

Procedimiento canónico

 

Ante una crisis conyugal se abren dos posibilidades: Por un lado, la del matrimonio que fracasa (frustrado por razones externas, pero nacido con todas las condiciones para su validez) y, por otro, la quiebra interna de un matrimonio que nunca llegó a nacer como tal (porque en el momento de emitir su consentimiento, uno o ambos contrayentes no reunían los requerimientos necesarios para hacerlo válidamente). El proceso canónico versará sobre esta última realidad: lo que pudo ser, pero ya entonces no fue.

 

 

 

 



Cursos a Medida

Para Empresas y Particulares


Contáctenos